jueves, 26 de abril de 2012

CUENTO: "LOS GATO DEL CUARTO DE COSTURA"

Os presento a mi maleta para transportar la máquina de coser:


Os quiere contar un cuento:

"LOS GATOS DEL CUARTO DE COSTURA"

Al cuarto de costura de doña Dispersa, llegó desde Sitges una tela muy bonita.
Tan bonita, que su dueña no se atrevía a usarla.

La tela estaba colocada en una estantería junto a sus compañeras, y de vez en cuando dejaba asomar sus flecos, para hacerse notar:


Su dueña la cogía, la miraba,  pero no la usaba.
Así durante dos años.
Hasta que un día doña Dispersa, decidió que su máquina de coser, Singerita,   debería alternar con las demás máquinas, con una nueva imagen.
La pobre, Singerita, está anticuada, pero como va cosiendo, doña Dispersa, le tiene mucho cariño, y la mima para que siga trabajando.
Le daba pena ver la maleta vieja y descolorida, por lo que decidió hacer un experimento, y tras rebuscar entre todas las telas, la de los gatos era la más apropiada para rejuvenecer la funda de Singerita.
Con Alkil, una tijeras y una espátula, consiguió lo que quería:


Para el costado uso una tela que estaba destinada a una cesta, cubierta de casitas, pero doña Dispersa, había decidido que la construcción últimamente no era rentable:


Los gatos de la funda, estaban felices, por fin estaban en un cuarto de costura de verdad, ahora podrían jugar a sus anchas, sin tener que permanecer siempre en la misma postura.
Como en todos los cuentos, salían por las noches, aprovechando que los dueños de la casa estaban dormidos.
Pero los pobres gatitos, no encontraban nada en su sitio, el cuarto estaba invadido por cajas y bolsas que contenían trabajos sin terminar, el desorden iba en aumento, nunca veían a nadie, porque doña Dispersa no dejaba entrar a ninguna amiga en su taller.

Entre todos decidieron una estrategia:
"Colocar delante de las estanterías y del armario,  los trabajos que  ya  deberían estar acabados"
Así , su dueña, no podría sacar materiales nuevos, ni consultar los libros y las revistas, para empezar nuevos proyectos:


Trabajaron mucho, trepando por las cortinas y los muebles:



Abrieron las carpetas:



Y fueron colocando los trozos de tela, sobre las sabanas de diseño:



Distribuyeron los trabajos en varios montones, separando los que se tenían que hacer a mano de los que se realizarían a máquina:



Salieron asustados de entre los cestos:


Hablaron con doña Dispersa, y cerraron un trato:
Ellos le ayudaban a mantener el orden, si ella se comprometía a no empezar ninguna labor nueva, hasta terminar al menos dos antiguas.
Todos se pusieron manos a la obra:



Doña Dispersa, cosía feliz, viendo como avanzaba:


Se encontraba todo en orden. Los gatos le colocaban sobre las bandejas recicladas de las verduras,  los retales que sobraban:  


En unas colocaban los que podrían tener utilidad en un futuro, y para no ocupar espacio las apilaban unas dentro de las otras:


Y los hilos y retales desechables los colocaban en otra más profunda:


Dejaban las herramientas necesarias cerca de la zona de trabajo: 




Todos en el cuarto de costura trabajaron mucho, alguno por la noche estaba así:


Doña Dispersa,  casi, casi... terminó seis cojines, y no se atrevía a decirle a sus nuevos ayudantes, don Constante y don Ordenado, que quería empezar algo nuevo. Se le ocurrió hacerles un pequeño chantaje, y  les dijo:

-"Si me dejáis hacer una bolsa nueva, para llevar al siguiente curso, os llevo conmigo" .

Los jefes de la manada, no aceptaban, pero los más jóvenes,  deseosos de salir del cuarto de costura, y conocer a las amigas de su dueña, presionaron y consiguieron convencer a los mayores.

Hicieron la bolsa entre todos:


Doña Dispersa, no se paro como de costumbre, porque prometió hacerla rápido. 
Hizo una bolsa muy sencilla en la que pudieran entrar las reglas, y la base de corte, por un lado:


Y el costurero y algunas herramientas por el otro.



Incluso le quedó espacio para trasportar telas y guatas.

Colgaron el el carrito la bolsa:


Y como no la funda Mágica con Singerita dentro:


Y se fueron todos a  Quilt Art, para asistir a un curso con  Pepa Pellicer, de Trapunto.
Se lo pasaron fenomenal, y empezaron a entender, porque su dueña se llamaba "doña Dispersa".
Les gusto la tienda, los trabajos las profesoras y por fin conocieron a las amigas, de su dueña.

Ellos también querían seguir aprendiendo.

De vuelta a casa, sacaron de la nueva bolsa, todos los materiales y las herramientas:







Dejaron todo dispuesto para seguir trabajando:


Y aunque las técnicas del trapunto resultaron ser preciosas, pactaron, conformarse con las muestras:



Porque tenían muchos trabajos por el medio.
Algunos,  que les falta muy poco, para dejar de ser " inacabados":




Otros, que les faltaba bastante:



Y otros que en aquel  momento era impensable terminarlos:


Daba igual, ellos lo pasaban fenomenal y doña Dispersa, también.

Y hasta aquí llega el cuento que nos ha contado la maleta.

Seguramente doña Dispersa estará cosiendo feliz, y sus amigos los gatos seguirán intentando corregirla:




 Espero que os haya gustado esta entrada.
Y que al igual que los protagonistas entendieron porque se dispersaba su dueña, vosotras entendáis, porque no publico más y no os dejo comentarios como antes, ESTAMOS EN EL INTENTO.

¡Feliz costura!
¡Hasta cuando queráis!

20 comentarios:

Loly dijo...

oooooooooooooooooooooooooooooh
me quedo con la boca abierta y sin palabras
ERES UN FENÓMENO
TE MERECES UN PREMIO MUY GRANDE
BIKOS

Dispersa dijo...

... no sólo somos "tocayas" de nombre si no de estilo... mi cuarto de costura es una leonera... y tengo sopocientos trabajos empezados... y no tengo gatos que me "ayuden" a ordenarme y centrarme... una solución necesito!!!!! jajajajaja.
Me ha gustado mucho tu cuento... voy a ver si me inspira.
Un besuco.

pitiflus dijo...

me encanta el cuento , que bonito , deberias dedicarte a escribir jejejejeje
la maleta te quedo preciosa y de lo demas me quedo boquiabierta , precisamente ayer me puse a ordenar mi cuarto y vi todo los ufos que tengo y he decidido acabarlos jejejej ya veremos , un besazooo

Montserrat dijo...

Pepa, me ha encantado tu cuento. Resulta que tengo a parte de esa familia de gatos como mi perfil de blogger pero a mí no me ayudan nada. Tendré una charla con ellos a ver si me ayudan a retomar algún UFO.
Todo lo que sale de tus manos es precioso.

Besitos.

Susana dijo...

Maravilloso cuento y excelentes trabajos

enhorabuena

besosss

Ana dijo...

Hola!!!un cuento muy bonito.Tienes muchas dotes para escribir ...aparte de la costura (los trabajos que haces son preciosos) Enhorabuena

Saludos

MARIA CRISTINA dijo...

Maravilloso!!!
Empezando por la maleta renovada, tus bonitos trabajos y el maravilloso relato!!
Hasta la próxima y felices costuritas!!
Abrazos!!!

Carlos Simon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Katia dijo...

Una entrada muy bonita Pepa, me atrevo a decir que ... algo emocionante.
Los trabajos IMPRESIONANTES,
Un besito

matilde dijo...

¡Un cuento precioso¡
Me tendré que comprar unos gatitos como esos jaja¡...
Un saludo.

matilde dijo...

¡Un cuento precioso¡
Me tendré que comprar unos gatitos como esos jaja¡...
Un saludo.

neus dijo...

No si ya sabia Yo que Tu le das a todo un poco. Precioso cuento, después de leerlo, ya entiendo porque Yo tengo tantos UFOS, y es que gatos no tengo y el que tenía desafortunadamente murió, ahora sólo me queda la tortuga y ya se sabe, estas son muy, muy, muy lentas. Un besazo

Rosaura dijo...

Vaya cuento más bonito, Pepa. Cómo se nota la formación anterior...,y tus dotes de escritora.
Los dibujos de los gatos son preciosos y la maleta, ¡es una preciosidad! Enhorabuena.

Robledo Ruiz dijo...

Yo quiero que me dejes los gatos una temporada, son de gran ayuda jajajajaja, cuanta actividad, y preciosas, un beso

Isangel Ortiz dijo...

Ohhh!! que bonito cuento!! Me ha encantado ir viendo todo el proceso, pero sobre todo el resultado. Lo que mas la gran utilidad que tiene. Felicidades preciosa.
Y bueno, si de verdad quieres hacerte una bolsita para las labores como la mia, no solo me gusta la idea, sino que es todo un honor para mi.
Un fortisimo abrazo corazon.

Monchi dijo...

¿ Realmente el cuento es idea tuya al igual que las labores? ¡Vaya artista¡Me parece precioso

Cristina dijo...

Que historia más bonita, unos gatitos muy simpaticos. La bolsa para la base y las reglas esta muy bien.

Un abrazo.

Unknown dijo...

Precioso!!! Qué sensibilidad manifiestas, y que pasión por lo que haces! Sigue así, disfrutando de tu arte y genialidad! Te lo mereces!!! Besos!
Mª José

Unknown dijo...

Precioso!!! Qué sensibilidad manifiestas, y que pasión por lo que haces! Sigue así, disfrutando de tu arte y genialidad! Te lo mereces!!! Besos!
Mª José

Lorena Blanco dijo...

Que bonito, jolines!!