martes, 26 de octubre de 2010

CAJA FORRADA DE TELA-COSTURERO

Hace tres años mi amiga Carmen me animó para ir a clases de patchwork, pero una lesión en la espalda me impidió hacerlo. Mientras me recuperaba, empecé a buscar bibliografia relacionada con esta técnica, de la que no conocía casi nada, me empezó a gustar y decidí hacerme un costurero para llevar las herramientas a clase cuando estuviese recuperada.

Forré una caja con trozos de tela que tenía en casa:



Donde iba a pegar el botón del cierre, dibujé un rombo negro con rotulador, para distinguir lo mejor entre las flores.


Saqué de los cajones los utensilios de dibujo y costura, con todo el material sobre la mesa tomé medidas y sobre los planos del interior de la caja fui colocando las herramientas, las de mayor volumen irían sobre el fondo de la caja y las planas en la tapa. Para mantener el orden en el fondo pegué separadores y en la tapa hice bolsillos, el conjunto quedó así:


La tapa la adorné con bordados y pintura, para aumentar su capacidad le añadí unas gomas sujetas a botones que pinté con diferentes motivos.




El resultado me gustó y decidí forrar otra caja, quería usar telas con grecas, pero no tenía. me hablaron de una tienda donde podía comprarlas:

QUILT ART

Cuando pude fui,  me impresionó todo lo que vi, el colorido de las telas, los trabajos que estaban expuestos eran preciosos, yo nunca había imaginado que con trocitos de telas se hicieran aquellas  maravillas. 
 Me dijeron que también daban clases,  pero no había plazas libres. Compré mis primeras telas y esperé a que me llamaran.

A partir de este momento empezó la fiebre del patchwork,  me gustaban todas las telas,  quería hacer todo lo que veía, los libros y las revistas que leía me parecían poco, ....... , no sigo porque seguro que todo esto os suena. Empecé a coser todo lo que se me ocurría, poco a poco os pondré fotos de los trabajos que hice alternándolos con los actuales.

9 comentarios:

Loly dijo...

precioso como todo lo que tu haces y eso que te dolia la espalda sino quien te para....

Carmen dijo...

Hola Pepa:
Muy bien aprovechada esa caja, y además muy atractiva. La transformación me parece genial.


Besillos

iherba dijo...

Desde luego que ese costurero es genial, y además has pensado en todos los detalles. La fiebre del Patch creo que no se puede describir y sólo nos entendemos entre nosotras. Un beso

MAGELA MONTEQUIN dijo...

Hola, preciosas caja y yo estoy pasando lo mismo que pasaste tu al principio, es una tecnica preciosas lastima que en Uuruguay no hay mucho material, pero me las ingenio, Cariños

Patch Temptation dijo...

Hola Pepa!!
No hace falta que me expliques lo que se siente cuando te entra la fiebre del patch, es algo que solo sabemos las que lo hemos vivido, y el resto de la gente te mira como raro! :DD
Te ha quedado genial la cajita-costurero.
Un Abrazo

Quisiera ser ... Prejubilada dijo...

Hola Pepa!!. Una caja maravillosa, eres una ARTISTA. Ya me siento menos bicho raro, jajaja. Te cuento, yo también quería aprender patchwork, pero no tenia tiempo, así que me leía todo lo que caía en mis manos, y al mismo tiempo iba comprando cosas, el cutter, la base, las plantillas para acolchar, etc... No veía el momento de estrenarlo, y por fin este curso he comenzado mis clases de patchwork, estoy como loca, muy torpe, la mas torpe, pero encantada. Este fin de semana pondré una entrada en el blog para que veas mi "ajuar" de patchwork. Besinos.

PAULA dijo...

La caja es preciosa,no me suena de vertela.

monisu dijo...

Yo tampoco te la he visto Pepa.Lo que me gusta es tu forma de contar tu primer contacto con Quilt Art, yo podría contar una historia similar también de como a través de Quilt Art llegué a tus clases.
La caja nos la tienes que enseñar en clase.

Esther dijo...

Una caja PRECIOSA, a la que no le falta detalle, con cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa.
besos,Esther